Hacerse autónomo en fisioterapia ¿Qué supone?

La fisioterapia es una de las profesiones que ha ido tomando fuerza lo largo de los años. En cualquiera de sus áreas, rehabilitación, tratamientos específicos y demás. Con el tiempo, cada vez son más los especialistas que han decidido hacerse autónomo en fisioterapia.

Si conoces bien este ámbito y llevas trabajando en él algo de tiempo, ya sabrás cómo debe gestionarse una clínica o consulta de fisioterapia. Sin embargo, si estás planteándote la posibilidad de hacerte autónomo en fisioterapia, hay una serie de cuestiones que debes conocer. Sobre todo, en términos legales.

Profesional sanitario que ha decidido hacerse autónomo en fisioterapia y posa enfrente de una camilla

Uno de los primeros pasos es, presentar en Hacienda el modelo 037, donde te darás de alta en el epígrafe 836. Una vez que realizas este trámite, debes darte de alta en la Seguridad Social, como persona física que va a prestar servicios a otra persona o entidad. 

Otros aspectos importantes a considerar serian que además de dedicarte a tu actividad como fisioterapeuta autónomo, también debes cumplir con algunos requisitos administrativos. Entre ellos, la facturación en fisioterapia.

Te adelantamos, que la mayoría de los servicios que lleva a cabo un fisio, se encuentran exentos de IVA. Sin embargo, no todos, y es que solo estarás exentos si eres un profesional sanitario que realice tratamiento, diagnósticos o prevención de enfermedades. Pero esto no debe ser un impedimiento para convertirte en fisioterapeutas autónomo. Hoy en día, existen softwares de facturación médica para gestionar estos y muchos otros asuntos.

Qué significa ser fisioterapeuta autónomo dependiente

Si realmente te has planteado en hacerte fisioterapeuta autónomo, habrás escuchado hablar sobre el término de fisioterapeutas autónomo dependiente. Te contamos de qué se trata.

Son aquellos económicamente dependientes. Se les da ese nombre al realizar actividades económicas a personas físicas o jurídicas, de forma habitual y con una finalidad lucrativa, Por tanto, en término económicos dependen de esos clientes o más bien pacientes, a lo que dan sus servicios.  

Además, otros aspectos a considerar si te replanteas hacerte autónomo en fisioterapia, son:

  • No se puede contratar a otras personas por cuenta ajena
  • Pueden trabajar a domicilio o contar con un espacio de trabajo.
  • No cuentas con un sueldo fijo, si no de lo que trabajes durante el mes.

Por otro lado, también se podrían destacar algunas ventajas de hacerse autónomo en fisioterapia, como, por ejemplo:

  • Cobrar por el trabajo ejecutado, siendo el único beneficiario.
  • Independencia para gestionar horarios y agenda.
  • Trabajar en diferentes lugares y tener tu propia cartera de pacientes.
  • Tú éxito depende 100% de ti, de tu trabajo como fisioterapeuta.

En definitiva, debes valorar todas las ventajas y los posibles inconvenientes que puede super hacer fisioterapeuta autónomo. Independiente de la decisión por la que optes, bien si consideras trabajar por cuenta propia o formar parte de una clínica o consultorio, la productividad y eficacia de la actividad se verá mejorada si se utiliza un software de gestión clínica de fisioterapia. Automatizar lo procesos permite ahorrar en horas de trabajo y dedicar un tiempo de mayor calidad a los pacientes que nos visitan.